viernes, octubre 26, 2012

Diálogo entre un segundo y un minuto.

Obviamente hay muchas maneras para no sentirte extraño - me dijo varias veces-, pero no mencionó ninguna, tendría que haber preguntado o por lo menos interrumpir, pero el tiempo no estaba a mi favor, tampoco del suyo, y para el otro, jamás me hubiera perdonado tal cuestionamiento mientras ella lo conquistaba...

¿De qué sabor te tocó a vos?

En realidad no era necesario, entonces mirá pués...
¿Estás segura que no querés otro?

lo que hice mejor, fue colgar vos...
¿Nos vamos de acá?

y crees vos que me respondió... yo estoy segura de que ni sabía mi nombre mano!

Aprovechando ¿Podría preguntarte algo muy importante?

Pero no me dí por vencida y como me encanta su voz, le grité una y otra vez hasta que lo harté, algo maravilloso mirá vos!
¿Qué pensás? espero no haber arruinado nada entre los dos.

Pero cuando lo vea, me lo voy a pasar por todos lados, hasta que sienta quien es su mera mera...
Si, pienso que debés hacerle caso, el muchacho ese, es afortunado de tener a alguien tan entregada como vos.

Vos, en serio, qué me estabas preguntado, disculpá, se me fue la onda...¿Decíme?

De qué vos? 

Va, entonces le dije, aunque no me lo preguntó jamás, que uno realmente solo no está y que pues, habían un montón de maneras de sentirse extraño vaa vos...

nunca sentirse en sintonía había sido...tan como siempre.

Sin embargo, nuestra memoria por tan frágil y evasora que sea, lo sabe.






1 comentario:

Marta Solanas Casanova dijo...

Muy bonito.
http://freeanddreamywords.blogspot.com.es/