jueves, noviembre 24, 2005

4

Y se levantaba aún con sus ojos cerrados, con su aliento a cansancio y sueño, sus labios secos e invadidos por el frío, desperataba haciendo ruidos dulces y sensuales, llamaba al sexo por su nombre o por el mío, se robaba las sábanas de mi cama y me las cambiaba por sus muslos, por su espalda...se apoderaba de mi espacio al dormir pero cedía el suyo y me dejaba entrar en ella, al final ambos en el mismo lugar, en medio de la cama, yo en medio de ella, y las sábanas, bueno, las sábanas son lo de menos... la extraño.

1 comentario:

adirock dijo...

puedo ser josie??? sin la parte de los celos homicidas...claro.